Mario Benedetti

 

 

Hay tres tipos de persona: la que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.